martes, 23 de septiembre de 2008

Lunes 1 am

Camino a Km.3, Comodoro.

Vuelvo del centro, de dejar a Majo, después de la cena en casa con nosotros. Noche cerrada. Annie Lennox en la radio pregunta por qué, deliciosamente. Acceso Norte, entrando a Thames, ciento cuarenta y cuatro kilómetros por hora. Un avión bajando frente a mí, a cuatrocientos. Sólo sus luces. Todo va tan rápido. Todo está tan quieto.

6 comentarios:

Esteban Morin dijo...

Hay algo en tu ojo. Algo que no deja de cautivar. Tal vez un cierto manejo de la luz o la posibilidad de capturar algo que está y no, que se insinúa.
Gracias por publicar tus fotos.
Tal vez cite una con alguno de mis relatos.
(Por supuesto, si no hay problemas y te avisaré.)

José Luis dijo...

Esteban,

Gracias a vos por mirarlas y de alguna manera apreciarlas.

No, no tengo problemas en que uses alguna. Y sí, avisame si lo hacés :).

Un saludo,
JL

Treintañera dijo...

Ay, cuántas veces uno quiere capturar un momento de alguna forma. Vos lo intentaste y creo que te salió muy bien.

VERO dijo...

Me acusan de no entrar en el blog, porlo cual ahora pienso dejar huella...
que magicas que son las luces en la noche , parecen bailarinas o mejor ..hadas que bailan...

beso
vero

José Luis dijo...

Treintañera, sí, hay momentos en que un montón de cosas de pronto se acomodan y te quedás viendo ahí, como un espectador, el cuadro que queda. No sé si quedó bien, pero si te gustó, listo.

Vero!!, qué sorpresa verte por acá. Cuando quieras. ¿Seguís cantando? Mandá algo. Un beso.

Acuarius dijo...

Dos verdades se juntan en una sola realidad.